martes, 4 de agosto de 2015

LA CAPACIDAD DE SEGUIR EL RITMO ES UNA FORMA DE INTERACCIÓN HUMANA


   Los científicos sospechan que en el caso de nuestra especie, las habilidades musicales y rítmicas evolucionaron para fortalecer lazos sociales, como un medio de coordinación e interacción. Diversos estudios con animales sugieren que con la gran mayoría de estos no sucedió lo mismo,aunque hay sorprendentes excepciones, como han demostrado diversos estudios con bonobos.

    Podéis leer el artículo completo en el siguiente enlace: